Los servicios en español se expanden a personas y familias que experimentan problemas de salud mental y uso de sustancias

Llevar la plenitud de la atención de recuperación y el apoyo a las comunidades latinas e hispanas

0
64

La empatía y la conexión están en el corazón del tratamiento y la recuperación de la adicción, pero para muchos, el idioma es una barrera para recibir una atención efectiva, un imperativo que impulsó a la Fundación Hazelden Betty Ford (Hazelden Betty Ford Foundation) a expandir sus servicios de salud mental y tratamiento de trastornos por uso de sustancias en Minnesota a las personas cuyo único o principal idioma es el español.

A medida que avanza la crisis de la adicción, existe la necesidad: A pesar de que Estados Unidos tiene la segunda población más grande de hispanohablantes en el mundo (solo en Minnesota, casi 200 000 personas hablan español en casa 1), los programas de tratamiento ambulatorio orientados a los Doce Pasos en español son casi inexistentes.

El idioma y la cultura están inextricablemente entrelazados y, por eso, los servicios en español de Hazelden Betty Ford serán diferentes de las versiones en inglés tanto en el idioma como en el contenido, profundizando en temas como el estigma, los roles familiares, la inmigración, la aculturación y el trauma generacional a través de una lente culturalmente receptiva para satisfacer mejor las necesidades de los pacientes latinos e hispanos.

La familia lo es todo para nosotros: la familia lo es todo para nosotros en la comunidad latina”, dijo Manuel García, gerente del Programa de Tratamiento Ambulatorio, quien ayudó a crear los servicios cultural y lingüísticamente sensibles, que actualmente están disponibles virtualmente para personas en todo Minnesota y también pueden estar disponibles en persona en una fecha posterior. Él señala que el nuevo programa ambulatorio intensivo (IOP, por sus siglas en inglés) y los servicios de salud mental se unen a otras ofertas en español de Hazelden Betty Ford, incluido un programa educativo y de apoyo para familias, accesible en todas partes sin costo alguno, directamente en el hogar, independientemente de si el miembro de la familia está en tratamiento; un Programa Infantil; y una lista de literatura de apoyo orientada a la recuperación de Hazelden Publishing.

“Nuestro compromiso es asegurar que los hispanohablantes puedan acceder y participar en todo lo que ofrecemos”, continuó García. “Ahora podemos llegar a muchas más personas en el idioma que les resulte más cómodo, lo que elimina una gran barrera para pedir y recibir la ayuda que puede ser tan fundamental para la recuperación, una oportunidad que todos merecen”.

“Estamos tratando de ayudar a crear más puntos de acceso a los recursos y crear una atención equitativa”, agregó el Dr. Joseph Lee, presidente y director ejecutivo de la Fundación Hazelden Betty Ford. “No solo abrir, sino adaptar verdaderamente nuestros servicios a los miles de habitantes de Minnesota que hablan español es el próximo paso correcto para llevar esperanza y sanación a más personas y familias, y para convertirnos en una organización que esté al servicio de personas de orígenes diversos y subrepresentados de manera que tengan sentido para sus culturas”.

Tras el lanzamiento en Minnesota, los planes contemplan la expansión de los servicios de IOP en español en todo el país.

1.

Oficina de Censos de los EE. UU. (2015). Encuesta sobre la comunidad estadounidense 2009-2013. Obtenido de https://www.census.gov/data/tables/2013/demo/2009-2013-lang-tables.html.

 

Acerca de la Fundación Hazelden Betty Ford

La Fundación Hazelden Betty Ford es una fuerza de curación y esperanza para las personas, familias y comunidades afectadas por la adicción al alcohol y otras drogas. Como principal proveedor sin fines de lucro del país de atención integral de adicciones y salud mental para pacientes hospitalizados y ambulatorios para adultos y jóvenes, la Fundación cuenta con centros de tratamiento y servicios de telesalud en todo el país, así como una red de colaboradores en toda la atención médica. A través del apoyo caritativo y el compromiso con la innovación, la Fundación puede mejorar continuamente la atención, la investigación, los programas y los servicios, y ayudar a más personas. Con un legado que comenzó en 1949 e incluye la fundación en 1982 del Centro Betty Ford, la Fundación hoy está comprometida con la diversidad, la equidad y la inclusión en sus servicios y en toda la organización, que también incluye una escuela de posgrado en estudios sobre adicciones, una división editorial, un centro de investigación de adicciones, defensa de la recuperación y liderazgo intelectual, programas de educación médica y profesional, recursos de prevención en las escuelas y un programa especializado para niños que crecen en familias con adicciones.