Las personas que han tenido COVID-19 tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares: un nuevo informe destaca la necesidad de reorientar la atención cardiovascular

La Compañía Daiichi Sankyo Europe, Limited (en adelante, Daiichi Sankyo Europa) ha anunciado hoy los resultados de un nuevo informe que confirma que las personas que han dado positivo en la prueba de COVID-19 se enfrentan a un mayor riesgo de padecer múltiples formas de enfermedad cardiovascular (ECV).

0
104

Los resultados adicionales muestran que se espera que la carga sanitaria de la ECV aumente debido a las implicaciones a largo plazo de la COVID-19, lo que pone de manifiesto la necesidad de dar prioridad a la atención de la comunidad de pacientes con ECV en los sistemas sanitarios europeos.

El informe con independencia editorial, publicado por Economist Impact y patrocinado por Daiichi Sankyo Europa, revisó las evidencias disponibles para descubrir el impacto que la COVID-19 ha tenido en los pacientes con ECV, la prestación de atención cardiovascular y las implicaciones de la “COVID de larga duración” para los sistemas sanitarios en el futuro. Centrándose en las regiones de Europa Occidental -en particular Francia, Alemania, Italia, España y el Reino Unido-, las principales conclusiones del informe se basan en las evidencias disponibles y en los debates con expertos en cardiología, neurología y salud pública para identificar las áreas en las que podrían introducirse mejoras para hacer frente a las crecientes necesidades de la comunidad de personas con ECV.

En 2020, más de 60 millones de personas vivían con ECV en la Unión Europea, y ese año se diagnosticaron cerca de 13 millones de nuevos casos. La prevalencia de los factores de riesgo subyacentes al estilo de vida, como el colesterol y la presión arterial elevados, la escasa actividad física, la obesidad y la diabetes, ha aumentado en las últimas décadas. El riesgo de padecer ECV también aumenta con la edad, y como la población europea sigue envejeciendo, con 155 millones de europeos que se prevé que tengan más de 65 años en 2040, la incidencia de las ECV va a aumentar drásticamente. Es probable que esta situación se agrave aún más con la pandemia de COVID-19 debido a la relación entre la infección y el desarrollo de ECV, y sin embargo, el 80% de las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares prematuros son prevenibles, lo que demuestra la necesidad urgente de abordar esta crisis sanitaria.

El impacto del virus en los riesgos relacionados con la ECV

Además del aumento de la prevalencia de los factores de riesgo de ECV, el informe de The Economist Impact confirma que las personas que han dado positivo en la prueba de COVID-19 corren un riesgo aún mayor de sufrir ECV y acontecimientos sanitarios relacionados, como insuficiencia cardíaca, infarto de miocardio, accidente cerebrovascular y arritmia.

El informe de The Economist Impact también sugiere que ha habido una subestimación sustancial de las muertes debidas al COVID-19 en todo el mundo. En enero de 2022, se calcula que se han perdido 18,8 millones de vidas más de lo que cabría esperar durante la pandemia, por encima de los 5,44 millones de muertes atribuidas directamente a COVID-19 en diciembre de 2021. Estas muertes adicionales incluirán las debidas directamente a la COVID no detectada, pero también las debidas a otras causas, cuando las afecciones responsables se hayan visto exacerbadas o hayan sido provocadas por la propia COVID o por las dificultades de acceso a la asistencia durante la pandemia. Es probable que estas afecciones incluyan la ECV.

Las implicaciones de la respuesta a la pandemia para la comunidad de la ECV

El informe también descubre las implicaciones indirectas de COVID-19 en los sistemas sanitarios y en la atención a las ECV. La capacidad limitada de unos sistemas sanitarios sobrecargados de trabajo, combinada con el miedo de los pacientes a exponerse al virus, ha hecho que la atención cardiovascular se reduzca a todos los niveles, lo que a su vez ha aumentado la mortalidad a corto plazo, así como el riesgo a largo plazo.

Según los resultados, este fenómeno ha continuado a medio plazo; casi un año después del inicio de la pandemia, la Organización Mundial de la Salud seguía informando de la existencia de grandes problemas relacionados con el control de la presión arterial y el tratamiento cardiovascular de urgencia. La investigación llevada a cabo por Economist Impact descubrió que esta perturbación ha adoptado diversas formas en los distintos niveles de atención: desde la inevitable falta de servicios de urgencia y de gestión de los factores de riesgo hasta los retrasos en el diagnóstico de las ECV.

Los efectos secundarios de la “COVID de larga duración”

La “COVID de larga duración” describe la consecuencia aún poco conocida, pero aparentemente común, de la infección por COVID-19. Las investigaciones sugieren que las manifestaciones comunes de la COVID de larga duración, como la falta de aire y fatiga, se asocian con un mayor riesgo de eventos de ECV, incluyendo la insuficiencia cardíaca y el infarto de miocardio. Al comentar el informe, el Dr Amitava Banerjee, Cardiólogo Consultor y Profesor de Clinical Data Science del University College London, explicóSólo estamos arañando la superficie en lo que respecta al impacto a largo plazo de COVID-19 en la ECV, y es probable que surjan más datos con el tiempo.”

Las conclusiones del informe indican además que los desafíos derivados de la COVID de larga duración podrían aumentar la carga de ECV tanto a corto como a medio plazo, lo que exige la aplicación de estrategias preventivas que se ajusten a un panorama sanitario en continua evolución. Dr Banerjee concluyó, Los médicos estamos viendo a personas que se presentan en fases mucho más avanzadas de la ECV, lo que significa que su atención es mucho más difícil y los resultados favorables son menos probables. Para prevenir eventos mortales y mejorar los resultados de los pacientes, debemos centrarnos más en la identificación de los factores de riesgo y en la detección temprana de los síntomas de la ECV. De este modo, también podemos aliviar la carga de los ya de por sí sobrecargados sistemas sanitarios.”

La urgencia de reorientar los esfuerzos hacia las ECV

Mientras que la crisis de la pandemia aguda exigía atención y recursos inmediatos, el informe de The Economist Impact demuestra la urgente necesidad de que los sistemas sanitarios vuelvan a centrar sus esfuerzos en atender las necesidades no cubiertas de la ECV como principal causa de muerte en Europa. Un enfoque renovado en la prevención, la detección de los síntomas y la identificación de los factores de riesgo podría reducir las implicaciones de la futura carga de la ECV.

En relación con el informe, Oliver Appelhans, Head Commercial Operations, Head Affiliate & Partner Management Specialty Medicines de Daiichi Sankyo Europa, explica: Ahora, más que nunca, debemos abordar el enorme impacto de la ECV en Europa y cómo se ha visto exacerbado por la pandemia de COVID-19.”

Y finalizó,Como industria, tenemos un importante papel que desempeñar para satisfacer las necesidades de la comunidad médica y ayudar a proteger a las personas de las ECV. En Daiichi Sankyo Europa, seguimos comprometidos en trabajar estrechamente con la comunidad sanitaria y los socios de la industria para apoyar una mejor atención, situando la prevención en el centro de nuestros esfuerzos.”

Sobre Daiichi Sankyo Europa

Daiichi Sankyo se dedica a la creación de nuevas modalidades y medicamentos innovadores aprovechando nuestra ciencia de más alto nivel y tecnología para nuestro propósito “contribuir a la mejora de la calidad de vida en todo el mundo”. Además de nuestra cartera actual de medicamentos para el cáncer y las enfermedades cardiovasculares, Daiichi Sankyo se centra principalmente en el desarrollo de terapias novedosas para personas con cáncer y otras enfermedades con grandes necesidades médicas no cubiertas. Con más de 100 años de experiencia científica y presencia en más de 20 países, Daiichi Sankyo y sus 16,000 empleados en todo el mundo se basan en un rico legado de innovación para hacer realidad nuestra Visión 2030 y convertirnos en una “Compañía Mundial Innovadora en el ámbito de la Salud que contribuye al Desarrollo Sostenible de la Sociedad”.

Sobre las enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son un grupo de afecciones del corazón y los vasos sanguíneos, entre los que se encuentran las enfermedades coronarias, las enfermedades cerebrovasculares, las cardiopatías reumáticas y otras afecciones. En 2020, más de 60 millones de personas vivían con ECV en la Unión Europea, y ese año se diagnosticaron cerca de 13 millones de nuevos casos.

Más de cuatro de cada cinco muertes por ECV se deben a infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares, y un tercio de estas muertes se producen prematuramente en personas menores de 70 años. A pesar de ello, el 80% de las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares prematuros son evitables.

Sobre COVID-19

La pandemia de COVID-19 (coronavirus) es una pandemia mundial en curso de una enfermedad respiratoria infecciosa causada por el virus SARS-CoV-2.El nuevo virus se identificó por primera vez en diciembre de 2019, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró una emergencia de salud pública de interés internacional en enero de 2020 y una pandemia en marzo de 2020. Desde diciembre de 2019 y hasta marzo de 2022, se han confirmado 470.223.960 casos en todo el mundo y 199.898.394 casos confirmados en Europa.