En el edificio Los Eucaliptus, Patrimonio Arquitectónico de Buenos Aires, se vende una vivienda con mucha historia

La residencia se encuentra en Virrey del Pino al 2400, ciudad de Buenos Aires, Argentina, en el quinto piso y perteneció a la suegra del periodista Italo Calvino (madre de Esther Judith Singer, su esposa que nació en Buenos Aires en 1925 y murió en Europa en 2018, conocida como Chichita Calvino quien fue una traductora muy destacada), el reconocido escritor italiano. El departamento de 52 metros cuadrados, y un baño, se vende por USD 175.000.

0
22

La vivienda de dos amplios ambientes, que está dentro del edificio Los Eucaliptos, también conocido como Casa del Árbol, se construyó entre 1941 y 1943. Fue diseñada por los arquitectos Jorge Ferrari Hardoy y Juan Kurchan, discípulos de Le Corbusier que fueron reconocidos internacionalmente.

Jorge Ferrari Hardoy
Jorge Ferrari Hardoy

Jorge Ferrari Hardoy nació en Buenos Aires, en el año 1914. Fue un arquitecto y diseñador argentino, especialista en planeamiento urbanístico y vivienda, se interesó enormemente, a mediados de los años 30, por el diseño interior.

Y Juan Kurchan, nació en Buenos Aires, el 21 de noviembre de 1913. Fue un arquitecto, urbanista y diseñador argentino, uno de los mentores del Movimiento Moderno en Argentina y también uno de los fundadores del Grupo Austral.

En lo que respecta a esta vivienda, la construcción de la misma se hizo en plena Segunda Guerra Mundial y se aprovecharon los materiales que se conseguían (porque algunos como hierro eran usados por las grandes potencias para fabricar armas), como maderas y vidrios.

Otros datos a tener en cuenta es que, tanto el mobiliario, la decoración como los artefactos de iluminación fueron concebidos a medida por el afamado arquitecto y diseñador austríaco Walter Loos (que nació en Viena y murió en Buenos Aires en 1974); en el departamento hay ejemplares firmados por Calvino.

Cabe mencionar que, el edificio se considera autosustentante porque se hizo para que disponga de áreas comunes, hoy conocidas como amenities. Tiene un garaje, un jardín con juegos para niños, lavandería, biblioteca, salón de usos múltiples y el restorán.

En el edificio además, funcionó el restaurante López, al que concurrían grandes escritores como Jorge Luis Borges y María Kodama, y también fue habitué Julio Cortázar. Luego, el local se llamó Kitayama y cerró sus puertas cuando llegó la pandemia.

¿Por qué el edificio Los Eucaliptus, también conocido como Casa del Árbol es considerado  patrimonio histórico? El Senado y Cámara de Diputados, lo declararon, en el 2010, monumento histórico nacional al edificio de vivienda colectiva Casa del Árbol, ubicado en la calle Virrey del Pino 2446, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

En el barrio de Colegiales se encuentra el edificio de vivienda colectiva la Casa del Árbol, que fue proyectado por los arquitectos Juan Kurchan y Jorge Ferrari Hardoy durante el año 1941 y se terminó de construir a fines de 1942. El cliente era un consorcio de propietarios de la calle Virrey del Pino 2446.

Junto con el arquitecto catalán radicado en la Argentina, Antoni Bonet Castellana, los autores del proyecto formaron el Grupo Austral, publicando un manifiesto en contra de los estereotipos y deformaciones que, según ellos, sufriera el “movimiento moderno” en su aplicación local. No sólo eran proyectistas apasionados, sino que tenían un sobrado interés en pensar la realidad que los circundaba.

En el primer número, en agosto de 1942, de una de las más reconocidas publicaciones de la época, la revista “Tecné”, los arquitectos definen a Colegiales y a Belgrano, como barrios – jardín con habitantes cuyo estilo de vida es en general, más libre, más deportivo, y defendían las calles con sus grandes arboledas. Sin duda eran los herederos de lo aprendido durante las décadas previas cuando grupos de elite de la sociedad argentina, necesitan diferenciarse de los obreros emulando las características de los dandis europeos, más precisamente ingleses. Acorde con tales premisas proyectan esta obra, un verdadero ejemplo de nuestro segundo momento racionalista. Los coloridos brisesoleil de la fachada se muestran, precisamente, en uno de los elementos distintivos del espíritu de la época que encarna el edificio.

Los arquitectos proyectaron esta obra, ubicándola sobre el fondo del lote, respetando un añoso eucaliptus y ventilando los locales principales. Los coloridos brisesoleil de la fachada se erigen, precisamente, en uno de los elementos distintivos del espíritu de la época. El lote de forma trapezoidal fue aprovechado rescatando la ortogonalidad que se verificaba en las líneas del fondo, mientras que hacia el frente se encontraba la línea municipal pero atravesaba el lote en forma diagonal. Por eso la volumetría del edificio deja libre el frente, generando un vacío urbano con una gran calidad en sus proporciones.

El edificio se concibió con distintos tipos de viviendas de acuerdo a la constitución familiar del posible usuario y con la flexibilidad de sus plantas frente a un posible cambio de necesidades requerido por el usuario a través del tiempo. En planta baja, se proyectó un local para uso común del edificio que pudo ser sala de lectura, también utilizado como guardería. Actualmente es un depósito.

El proyecto propuso en esta planta baja, un restaurante, como servicio al edificio y con una entrada independiente de la calle para clientes ajenos a la casa. Funcionó en su momento como el conocido restaurante López.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here