Las ideologías y la decadencia de las naciones: el caso argentino

POR ING. RAÚL RACANA*. En el mundo moderno, pueden verse pueblos económicamente desarrollados, mientras que otros se hallan sumergidos en la más absoluta miseria. ¿Cuáles son las razones?

0
101
El desarrollo de las naciones es desigual desde hace décadas. (Foto de Lara Jameson -www.pexels.com)

Frente a esta realidad, sorprende que ninguno de los trabajos publicados respecto a la decadencia de las naciones aporte un diagnóstico convincente de las causas de sus desgracias y proponga vías de acción que permitan resolverla.

De hecho, las soluciones a este problema habitualmente se proponen bajo la forma de modelos económicos o políticos que, en algunos casos, señalan la corrupción como la causa de todos los males.

La República Argentina, un caso particular de posibilidades desperdiciadas. (Foto: Franco Garcia – pexels.com)

El verdadero problema de la Argentina se encuentra radicado fundamentalmente en la presencia de profundas ideologías individuales y contradictorias, acompañados por procesos de decisión con lógicas propias del siglo XIX, que los lleva a tomar determinaciones inconsistentes, acompañadas por la imposibilidad de construir un sistema de poder que resuelva los problemas económicos existentes.

Para poder ingresar mentalmente al siglo XXI hay que tener una idea muy precisa de lo que las ideologías significan, conocer los conflictos más profundos que los pueblos tienen, interpretar al mundo con una lógica cuántica e ignorar la lógica newtoniana, saber que los marxistas poseen una lógica autista, incapaz de comprender el mundo presente y finalmente hay que tener una idea muy concreta para interpretar la detterrence estrategy.

“Para poder ingresar mentalmente al siglo XXI hay que tener una idea muy precisa de lo que las ideologías significan e interpretar al mundo con una lógica cuántica”

En los países líderes impera la lógica cuántica, porque los hechos pueden ser blanco y negro al mismo tiempo. Sólo importa el presente para planificar el futuro y así los participantes de los pueblos, tales como los políticos, los empresarios, los comunicadores y los militares puedan alinearse por el camino del éxito.

En los países sometidos, importa el pasado para planificar el futuro. Nos viven contando el ayer sin darse cuenta que el presente ya es distinto y muy diferente su futuro. Su dogmatismo es contundente e, incapaces de darse cuenta que las cosas pueden ser blancas y negras al mismo tiempo, sólo les interesan los mensajes que sean partícipes de sus ideologías.

Esta lucha ideológica lleva a que los grupos de poder obliguen a los medios de comunicación a usar los perversos modelos goebelianos nazistas, para imponer en la mente de la sociedad un mundo falso.

Sobre la base del conocimiento de que la estrategia es un arte de la dialéctica de las voluntades que usa el poder para dirimir el conflicto, establecer las ideologías y resolver los problemas, podemos decir sin temor a equivocarnos que la historia Argentina de los últimos 70 años presenta estados de confrontaciones ideológicas, métodos de comunicación inaceptables y lógicas absurdas para resolver sus problemas, que nos llevan inevitablemente a la caída que estamos presenciando hoy.

“La historia Argentina de los últimos 70 años presenta estados de confrontaciones ideológicas, métodos de comunicación inaceptables y lógicas absurdas para resolver sus problemas”

Las ciencias cognitivas aparecen en la década de los setenta y se transforman en las disciplinas centrales en la interpretación de las decisiones estratégicas. Si bien las racionalidades deductiva e inductiva persisten, el centro del pensamiento es la racionalidad volitiva, donde impera la lógica de la estrategia para generar los objetivos, establecer las ideologías, construir el poder y resolver los problemas.

Este es el mundo del management donde la economía tiene un espacio muy limitado porque es incapaz de resolver los problemas.

A modo de ejemplo podemos decir que la caída de la Argentina se debe a una confrontación de dos corrientes ideológicas: el radicalismo, pensamiento que nace a fines del siglo XIX y defiende un mundo pastoril y el peronismo que nace en febrero de 1943 y adhiere a un modelo industrial.

La confrontación en la Argentina pareciera estar todavía presente, y de ahí su decadencia. A modo de una comparación histórica, la guerra civil norteamericana fue un conflicto entre el norte, defensora del mundo industrial, contra el sur, defensora del mundo pastoril.

En Estados Unidos, el mundo industrial triunfó y la ideología del mundo pastoril radicada en el sur prácticamente desapareció de su historia.

*General (R)Ingeniero Químico Máster en Ciencias, Ingeniero nuclear y Doctor of Philosophy, especializado en Management (M.I.T)

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here